lunes, 24 de noviembre de 2014


25.11.2014
 
¡AÚN NOS QUEDA OTOÑO!


 
A un mes justo del día de Navidad, me doy cuenta que el otoño se está pasando deprisa… demasiado deprisa.

Si lo pensamos bien, somos bastante ingratos con esta bellísima estación.
 
Por un lado intentamos alargar el verano todo lo que podemos, gracias a  unas temperaturas más que benevolentes. Vemos que las hojas amarillean y caen, pero seguimos yendo ligeros de ropa, apurando las terrazas, y creyéndonos que vivimos en un verano interminable. ¡Y nos inventamos el "veroño"!

Por otro lado, es llegar el 1 de Diciembre, y como por arte de magia, el otoño desaparece, dando lugar de manera misteriosa a una nueva estación climatológica llamada Navidad, donde de repente ya no vemos hojas amarillas en el suelo, ni colores marrones y ocres, sino blancos, rojos y verdes, acompañados de todo tipo de luces y adornos. E imploramos por tener una blanca navidad, dejando el otoño a un lado y esperando ansiosos el invierno.
 
¡Pobre otoño!, no le hacemos justicia.
 
Conclusión, ¿cuántos días grises, y melancólicos hemos tenido?, ¿cuántos paseos lluviosos hemos dado?, ¿cuántas hojas secas hemos tirado al aire?, ¿qué nos queda de un otoño de algo más de un mes?... pues personalmente me queda la intención de no dejar escapar ni un segundo más a esta magnífica estación, de disfrutarla aunque haga calor o empiece a oír villancicos tempranos. Porque sí... ¡aún nos queda otoño!


 

lunes, 13 de octubre de 2014


13.10.2014

KINFOLK

A MESSY MEAL: EMBRACING WABI-SABI


 
Una de las cosas que más me gusta hacer, es disfrutar de los eventos que la revista Kinfolk organiza en Madrid, gracias a las Hermanas Arce.
En esta ocasión se organizó una comida informal en un espectacular ático conocido como Happy Villa Margarita, teniendo como temática inspiradora la estética  japonesa wabi-sabi, basada en la filosofía Zen, donde nada es perfecto, nada es imperecedero y nada es para siempre.
Un denominador común en todos estos eventos, es el cuidado y mimo que se pone en todos y cada uno de los detalles, desde la comida, a la decoración floral (de Elena Suarez & Co), pasando por supuesto por el menaje utilizado, que en esta ocasión fue de la simpatiquísima Nona Bruna.
La comida estuvo compuesta por unos entrantes a base de una deliciosa tabla de quesos, cacahuetes asados con ajo y tomillo, hummus y palitos de zanahoria.
En los platos principales llegó la grandísima sorpresa de la comida, unos tomates cherries asados, que aunque intentara describirlos con palabras no  les haría justicia… ¡simplemente deliciosos!,  mil gracias Alec Lee de La Cantina, en mi tienes ya una fan incondicional de tus tomates.
Tan ensimismada me quedé con los tomates, que debo decir que no probé casi nada más. Ahora soy consciente que me perdí el saborear, las ensalada de raíces, las judías hervidas y las codornices,  que tenían un aspecto riquísimo. Pero en fin… yo seguí con los tomates.
Lo cierto es que en este tipo de comidas, intentar comer de todo y a la vez conversar se me hace difícil. Como comentaba anteriormente, se trató de una comida informal, donde estábamos de pie, o nos sentábamos donde podíamos, mientas hablábamos y conocíamos al resto de asistentes. Yo personalmente si estoy hablando, me resulta difícil comer a la vez, con lo que el resultado es que no termino de probar de todo.
Pero al menos sí que pude tomar postre… una riquísima tarta de ciruelas rojas, acompañada de cookies de avellanas y chocolate, además de higos asados en vino.
Y para finalizar café y té… ni que decir que no hubo más comida en el resto del día.
Pero aún quedaba una gran sorpresa. Uno de los asistentes, Xisco Rojo nos deleitó con varios de sus temas musicales, tocados con guitarra y bandurria. ¡Este fue otro gran descubrimiento de la comida!... y desde luego la guinda del pastel a este maravilloso encuentro, que siempre te hace volver a casa con una inmensa sonrisa en la cara.
 

 
 

miércoles, 10 de septiembre de 2014


10.09.2014

WALDEN, LA VIDA EN LOS  BOSQUES
 
Fui a los bosques  porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… para no darme cuenta, en el momento de morir que no había vivido.

Walden (Henry David Thoreau)

 

miércoles, 3 de septiembre de 2014


03.08.2014

ÉRASE UNA VEZ UN BOSQUE…

(Taller de Fotografía con Carmen Hache)


… en la que en una calurosa tarde de verano, tuve la inmensa suerte de realizar un taller fotográfico con una de las fotógrafas más admiradas e inspiradoras para mi, Carmen Hache

Carmen, es una fotógrafa todoterreno y versátil donde las haya… lo mismo realiza fotografías de conciertos y de espectáculos varios, que sesiones para portadas de discos, retratos, still live, y por supuesto fotografía de naturaleza y detalles. Esta última es la que más me gusta a mí personalmente, con la que me siento más identificada y más cómoda al fotografiar… He tardado un tiempo en definirme, pero por fin sé cuál es el camino que quiero seguir, fotográficamente hablando.

Así que en plena Sierra de Guadarrama… su sierra, mi sierra, pasamos una más que agradable tarde de verano, donde el tiempo pasó demasiado rápido, donde los conocimientos se intercalaban, con reflexiones y confesiones. Donde el bosque nos arropaba y nos protegía y nos hacía sentirnos en nuestro medio, contentas y felices, mientras capturábamos luz con nuestras máquinas y nuestras retinas.
 
 
Carmen, aún nos queda mucha sierra por delante... ¡el otoño nos espera!

martes, 26 de agosto de 2014


26.08.2014

RETAZOS PROVENZALES
 


Mucho he tardado en elaborar este post… ya ha pasado casi un mes desde mi vuelta y muchas han sido las imágenes que procesar, recuerdos que ordenar y emociones que asimilar.

Provenza huele y sabe a lavanda y se viste de morado… pero no es solo eso. Provenza es seguir los pasos de Van Gogh y Cezanne en Saint Remy de Provence, Arlés  y Aix en Provence. Provenza es visitar pueblos de piedra encaramados en lo alto de las montañas, Sault, BanonGordes y Roussillon son ejemplo de ello. Provenza es seguir la ruta de sus innumerables mercadillos, llenando un capazo de mimbre de frutas, bebidas y embutidos de la zona. Provenza es bañarse en las aguas turquesas del Lago Sainte Croix de Verdon. Provenza es  perderse entre campos de girasoles  y olivares.

Y sí…. Provenza es descubrir, andar y saltar entre campos de lavanda oyendo como música de fondo el zumbido de miles de abejas. Ver que el morado llena los ojos hasta el infinito. Aprender cómo se obtiene las esencias visitando destilerías. Observar la diferencia entre lavanda fina, lavanda aspic y lavandín. Visitar la feria anual de la lavanda en Valensole donde vuelves a llenar el capazo de mermelada de lavanda, limonada de lavanda, miel a la lavanda, infusión de lavanda y donde por supuesto te comes un macaron de lavanda o un helado de lavanda.

Provenza es…